¡Cuando dicen que la realidad supera a la ficción!

Había una vez una empresa que era el banco más grande del mundo, allí en EE.UU. Al mismo tiempo, también en el país de las hamburguesas y la Coca-Cola, estaba la aseguradora más grande del planeta.
Citigroup y AIG, la marca de zumos y los del Manchester, como diría mi amigo Juancar. Así se llamaban este para de monstruos del mundo de las finanzas.

El caso es que cerebros más perversos que la propia Ángela Chaning, expertos en ingeniería financiera, idearon la manera de dividir las hipotecas que se habían vendido a personas que podrían dar problemas para pagar reglamentariamente la letra del piso, y venderlas a trocitos por bancos y aseguradoras de todo el mundo, que lo comercializaron en forma de bonos y otras “denominaciones de origen”, como diría la mala de la serie.
No me extiendo en hablar de como funcionaban aquellos productos; seguro que el libro “La Crisis Ninja” te dará mejores explicaciones que yo.

El caso es que como en todas las series de televisión, llegan las crisis, y las maldades del “malo maloso” se vuelven en su contra. Los problemas empezaron para los bancos y aseguradoras que habían vendido todo aquello y tuvieron que beberse el vino malo. Los gobiernos tuvieron que dejarles pasta para que no cerrasen…y lo demás ya lo sabes, si has visto la tele en los últimos dos años.

Sigo. Citigroup pasó de ser el banco con el valor en bolsa mayor del mundo a salir de la lista del “Dow Jones” porque sus acciones se fueron de valer alrededor de los $40 a menos de $1. El gobierno de EE.UU. les ayudó (fue a la empresa que más dinero prestaron) pero lo fue haciéndose con el 40% de las acciones del banco. Echaron al Angela Chaning del banco (por malo, valga la redundancia) y lavaron un poco la imagen.

 (Angela Chaning se llamaba aquí Chuck Prince, por si quieres buscarlo). Y para los más jóvenes os dejo la intro de la serie, que tuvo su éxito allá en los 80.

Citigroup no tuvo más remedio que desacerse de algunas de sus empresas, y entre ellas estaba una con mucho potencial, aunque todavía no llegaba a los números esperados. Esta empresa se llamaba Citisoluciones, en España, y Citisolutions en United Kingdom (two points…jeje). Esta empresa era hija directa de Primerica, comprada años atrás por Citigroup, la cual llegó a cambiar el sector asegurador en los Estados Unidos.

Mientras tanto, en el viñedo de AIG las cosas no podían ir peor. El mismo dia del cierre de otro histórico como Lehman Brothers, las acciones de AIG caían un 60,8% de su valor. El gobierno nacionalizó casi totalmente la empresa haciéndose con 79,9% del negocio. En el otro lado del charco, el Manchester United ya buscaba nuevo patrocinador. Había nubes de tormenta en Falcon Crest; las uvas estaban pochas.

Hoy, dos años y medio más tarde vuelve a salir el sol en los viñedos. El gobierno norteamericano le ha devuelto el control de la empresa a Citigroup, vendiendo sus participaciones a casi $5 (llámales tontos, con una ganancia de más del 400%). Les han dado una “cariñosa” colleja y les han dicho: -no lo hagas más, Ángela-.
AIG ha salido del barro vendiendo algunas de sus empresas más rentables. La que mejores números le daba, como ajena a la crisis, era Alico (American Life Insurance Company), y la ha vendido a Metlife (Metropolitan Metlife), otro monstruo asegurador, por la nada despreciable cifra de $15.500 millones.

Fruto de la compra de Alico, Metlife se ha convertido, hace pocos meses, en la mayor aseguradora de vida y accidentes del mundo mundial y sus alrededores (¡¡¡AHÍ ES NADA!!!). Por dar algunos de los números, si Alico tenía 20 millones de clientes, Metlife tenía 70. Entre los dos dan servicio a esos 90 millones de almas en más de 60 países.
Como datos curiosos, os puedo decir que Metlife fué la aseguradora que pagó más indemnizaciones en el desastre del Titanic (lo que no sé es si Leonardo di Caprio cobró) y Alico está muy bien considerada en Portugal por su apoyo a la escuela de futebol del Sporting de Lisboa.
Mientras tanto, Citisoluciones, que por causas estratégicas dejaba de prestar servicio en España (y años atrás lo había hecho en Inglaterra), dejaba un legado que tomaban los líderes de la compañía para crear una nueva, Bárymont & Asociados, con la misma idea de cambiar el sector asegurador en España y otros países, como en su momento consiguió su “mentora”, Primerica.

Recapitulemos: Han echado a Ángela Chaning y hasta al mayordomo chino; Chase Gioberti (el bueno) ha tomado el control del viñedo y Lorenzo Lamas ha quedado fuera, no sé si por Sevilla. Se han saneado las cuentas de las empresas iniciales, se han quedado “huérfanas” una gran aseguradora y una empresa con todo el potencial e ilusión del mundo…y como en las mejores series, LLEGÓ EL AMOR.

Alico y  Bárymont unieron sus caminos en medio de la compra de Alico por parte de Metlife y en tan solo un año han dado unos números espectaculares. Si, ya sé que Hacienda da por asumido que cualquier empresa da pérdidas los primeros dos o tres años, pero…¡cuando hay potencial, hay potencial!.

Hoy, prácticamente terminada toda la burocracia administrativa de la compra de Alico, podemos presentar a Metlife como un proveedor ideal para la cruzada de Bárymont, ayudar a todos nuestros clientes a conseguir la independencia financiera. No me quiero olvidar de nuestro otro gran proveedor, Liberty, al cual conocimos después, y que complementa la oferta de productos, haciendo que el viñedo luzca más verde que al otro lado (fíjate, si suele ser al revés).

Para los clientes no va a suponer más que cartas de comunicación o nombres de productos, pero para los integrantes de Bárymont…

Como curiosidad, hoy, viendo otra serie de éxito como es CSI New York, veo que en algunos planos sale el edifico de Metlife tapando el de Citigroup. ¡¡¡LO QUE SON LAS COSAS!!!.

Os dejo aquí unos enlaces a lo que dice Wikipedia sobre los protagonistas del culebrón

http://es.wikipedia.org/wiki/Citigroup

http://es.wikipedia.org/wiki/Metropolitan_Life_Insurance_Company

http://es.wikipedia.org/wiki/American_International_Group

http://www.barymont.com

Feliz fin de semana.

Salu2

 

Anuncios