Hola de nuevo a todos (cada día más)

En esta ocasión os quiero hablar de un fondo al que se ha hecho referencia alguna vez, pero del que nunca hemos hablado en profundidad.
Se trata del “fondo de emergencia”. Si, ese fondo para imprevistos que nos ocurren, esos que no hace falta buscarlos porque vienen solos.
Este fondo es seguramente el menos rentable de los que hemos de tener, pero es que su función no es obtener rentabilidad (si la tiene, mejor), sino que está pensado para tener acceso rápido a él (liquidez).

En este fondo debería haber el equivalente a entre 3 y 6 meses de sueldo, según las responsabilidades, que es lo que marca el daño económico que haría en tu economía familiar esa circunstancia inesperada tal como una avería grave del coche o la pérdida del empleo.

Este fondo está pensado para dar tiempo a recuperarse económicamente de ese imprevisto.

Sí, ya sé que alguno piensa que necesitarías algo más de tres meses de sueldo si quedases en el paro, pero si os respondo quizás entraríamos en política. Ahí fuera hay muchas oportunidades de trabajar y ganar dinero, siempre que se esté dispuesto a olvidarse de trabajar de lo mismo, con el mismo horario y en la misma “poltrona”. Os aseguro que en tres meses volverías a tener empleo.

Pero volvamos a nuestro fondo. El fondo de emergencia es en lo que vamos a basar nuestro futuro a la hora de invertir. NO es recomendable empezar a ahorrar para el futuro, sea la jubilación o para la universidad de los hijos, si no tenemos hoy el fondo de emergencia con una “buena salud”.
¿Alguien piensa que es normal tener que tocar los ahorros de nuestra futura jubilación porque se ha roto la nevera y el DVD (perdón, el Blue-Ray) a la vez?
Hay que tener claro que una vez lleno el fondo de emergencia podemos invertir con otro objetivo, y si necesitamos dinero por una emergencia, hemos de dejar de poner dinero para el futuro y volver a llenar de nuevo nuestra “hucha de inesperados”.
En cuanto esté de nuevo llena, volvemos a pensar en invertir para el futuro.
Os dejo aquí un vínculo a los diez consejos de inversión de la web “Finanzas para todos”, del BdE y la CNMV. Fijaros en el consejo Nº 3.


La semana pasada escribí sobre proteger nuestros ingresos, que es lo primero; pero ahora escribo sobre este fondo, que es el primero que hay que tener llenito, de los tres fondos necesarios (otro día hablamos de los otros dos fondos).
Un aviso: recuerda que un depósito puede ser un buen fondo de emergencia, pero si tienes una rentabilidad extra a cambio de no poder rescartarlo en un tiempo determinado…¡¡¡No sirve como fondo de emergencia!!!.

Por cierto, para despedirme, cito textualmente una frase que esta semana leí en un diario económico y que resume lo que pasa en España: “Un país de depósitos es un país de pesimistas”.

Salu2

 

Anuncios