Hola a todos.

En esta ocasión os escribo en la base de todo, la “Independencia Financiera”.

Como sabéis, la misión de la empresa Bárymont & Asociados es conseguir ese estado, la independencia financiera, para todos sus clientes. No hace milagros, pero a través de inculcar una cultura financiera basado en su slogan “Invierta correctamente y proteja a su familia, de verdad” consigue que las personas puedan tomar sus propias decisiones en cuanto a la adquisición de productos financieros adecuados para su objetivo.

Bueno, todo esto es la visión corporativa, pero la que puede tener cualquier persona ajena a la empresa es más sencilla: conseguir la independencia financiera para cualquier persona de este país es conseguir una jubilación digna, sencillamente.

Pero, ¿alguien tiene la cifra exacta de su independencia financiera, de su digna jubilación?
Bueno, tenemos algunas fórmulas matemáticas que demuestran que con un patrimonio equivalente a 120 sueldos podríamos vivir de las rentas de ese patrimonio, pero no es el motivo de este post el darlas. Aquí un buen artículo.

Por supuesto me refiero a un patrimonio líquido, pero no me quiero extender con la explicación; a estas alturas cualquiera ya se ha dado cuenta de que un patrimonio en “tochos” no es lo más seguro. Por suerte la crisis ha echado por el suelo dos premisas intocables: los bancos no pueden cerrar y los pisos no pueden bajar de precio…¡¡¡FÍJATE!!!

Bien, pues resulta que para conseguir ese estado de “tranquilidad perpetua” (no se trata de ser rico, se trata de vivir sin depender de un sueldo o de una pensión) hace falta un producto adecuado, una disciplina y sobre todo, mucho tiempo para que actúe, ahora sí hablo de milagros, el interés compuesto.

El problema es que el sistema financiero no está por la labor de hablarnos de todo esto. No les hace falta que sepamos nada del interés compuesto, de diferir impuestos, de estrategia, de renta variable, ni de nada que nos ayude en nuestro objetivo.
Mientras, sus objetivos van por otro lado: OFRECER EL PRODUCTO DEL MES, ÚLTIMAMENTE PARA CONSEGUIR LIQUIDEZ.
En los últimos tiempos hemos visto la proliferación de los llamados “Bonos”. La definición exacta la podéis ver en este vínculo, pero no estoy por definir el concepto, estoy por daros algunos ejemplos de estos prodigios de la banca.
Bonos convertibles, acciones preferentes y demás conceptos similares son de lo mejor, que no están regulados ni por el fondo de garantía de depósitos, que no tienen garantía de devolución del dinero y en muchos casos, con información a medias en la venta del producto.

Acostumbro a poner los vínculos a las referencias de las que hablo, ya sabéis que este blog está siempre basado en la información y no en la opinión, pero en esta ocasión, con el afán de seguir educando en esto de la cultura financiera, os quiero poner deberes:

Os animo a colgar vínculos a noticias o artículos que hablen de Bonos, Bonos Convertibles, Bonos “Patrióticos”, Pagarés y demás inventos fantásticos que, sin entrar a valorar si son buenos para algún otro objetivo económico, desde luego no están pensados para un futuro económicamente halagüeño.

Y mientras tanto, igual que en los periódicos con el sudoku del día anterior, la solución a la pregunta del último post se refiere a que en la frase “por cada 1000€ de aportación te devuelven 430” falta una aclaración MUY IMPORTANTE: tan sólo te van a devolver el 43% de tu aportación si estás en el último escalón de las tablas salariales, cobrando 52360€ al año (vamos, el sueldo medio en España).
Esa es la aclaración, que a menos que cobres mucha pasta, no te vas a desgravar demasiado. Recuerdo, no obstante, que a la hora de pagar los impuestos diferidos de tu Plan de Pensiones, se sumará tu paga de jubilación a lo que saques del plan y si, por ejemplo 1000€ de paga (14.000€ con las pagas dobles), y tienes 40.000€ acumulados y los sacas de golpe, vas a subir al tope de las tablas salariares y te tocará pagar el 43% del total…¡¡¡ Y ESO TE LO DEBERÍAN EXPLICAR AL CONTRATARLO!!!.

Gracias a todos

Anuncios