Ni mucho menos, estos son casos reales de personas normales, que decidieron hacer algo con la información que habían recibido.

Hola a todos
Hoy os quiero explicar la primera de dos operaciones de ingeniería financiera a nivel doméstico. Son dos casos que conozco muy bien porque el primero es de una pareja de amigos y el segundo es mi primo de Vitoria (omitiré su nombre para que no lo agobiéis a preguntas….jejeje)

Primer caso:
Una pareja de amigos de un pueblecito de Tarragona tenían su piso en “propiedad”, ese tipo de propiedad que te supone 40 años aguantando un matrimonio eterno con el banco.
Esa situación no estaba fuera de lo normal para alguien de este país, educado en el “sentido de la propiedad”, que tantos quebraderos de cabeza está trayendo a innumerables parejas de este país. No tenían problemas para llegar a final de mes, pero se estaban dando cuenta de que no ahorraban lo suficiente para su jubilación, entre otras inquietudes.

Bien, pues hace poco, en medio de esta crisis, se abrió el cielo para ellos. Un inversor (que diría que no ve la tele y no se ha enterado de lo que pasa ahí fuera) les compró el piso con el objetivo de venderlo más adelante. La única condición que mis amigos pusieron al comprador era que les alquilase el piso a ellos.

 ¡¡Jugada perfecta!! El inversor se queda su piso (que si lo quiere para venderlo dentro de MUCHO seguro que ganará dinero), ellos se quitan la hipoteca y pasan de pagar 850 a 600 euros al mes. Ya no tienen que pagar la comunidad y el seguro de incendios les sale más barato porque solo cubren contenido. pero lo mejor, LO MEJOR DE TODO, es que…LES HA QUEDADO UN MONTO DE DINERO que ahora pueden utilizar para acumular un patrimonio en aras de su independencia financiera, el objetivo que tan bien saben ellos que Bárymont busca para los clientes.

Ahora solo tienen que respetar las reglas para ahorrar. Dentro de 20 años tendrán suficiente dinero como para pagar un solo piso al contado, que no creo que sea su objetivo. Mientras tanto, los hipotecados, pagarán dos pisos y medio en 40 años, y seguirán sin tener una propiedad líquida.
¿Sigo? Porque estas son solo las ventajas financieras, después hay otras que hoy mismo me he enterado que ya están utilizando. Esta mañana me han dicho que ya hace meses que no viven en ese piso. No han encontrado plaza en la guardería del pequeño y se han tenido que trasladar a otro barrio. Han encontrado un piso de alquiler por 500€ al mes, y desde la terraza ven el patio donde juega su pequeñín.
Hoy tienen más ahorro mensual que dedican a un buen plan financiero, pensando en el futuro de la familia; tienen un buen fondo de emergencia y suficiente como para que en menos años que los que acabarían de pagar su piso hayan acumulado un capital suficiente como para no tener que preocuparse de trabajar (aparte de que si necesitan dinero lo tienen, y no habrán de poner en venta algo, dificilmente vendible, hoy)

Estos “intangibles” encajan perfectamente en la realidad que, como comentábamos en este post pasado, lo del trabajo para toda la vida ya se ha acabado.

Segundo caso:
La semana que viene os hablo de lo que es la pignoración, y de como el dinero es la mejor garantía para pedir dinero.

Con este primer caso y con el de la semana que viene solo quiero demostrar la diferencia entre “ignorante” y “tonto”. El primero es el que no tiene información, el segundo es el que la tiene y no hace nada con ella. Tenemos que conseguir que hayan cada vez menos ignorantes, pero si siguen siendo tontos será cosa de ellos; nuestro trabajo acaba cuando tienen información para poder decidir, ahora, correctamente.

Os pido entonces que compartáis, en aras de ese traspaso de información, estos post en vuestras redes sociales, tan fácilmente como pinchar en cualquiera de los botones que tenéis más abajo, de Facebook, Twitter o Google+

Mientras tanto, si conocéis casos “curiosos” de gente que ha utilizado correctamente sus conocimientos los escribáis en el apartado “comentarios”. Enriqueceremos el blog y nuestro conocimiento.

Salu2

Anuncios