¿Ya ha pasado una semana desde el último post? El tiempo vuela y el interés compuesto sigue trabajando, ya veis.

Hola a todos

Hoy os hablaremos de un segundo caso de ingeniería financiera, después del que comenté la semana pasada sobre estar de alquiler o hipotecado. Puedes leerlo aquí. He querido añadir a ese post este artículo que, qué casualidad, entontré al día siguiente de escribir la entrada en el blog.

Este segundo caso es un poco más complejo, pero todavía más interesante que el primero. Es por eso que es un poco largo y os pido disculpas, pero os servirá en vuestras finanzas, seguro.

 ¿Os hablé de mi primo de Vitoria? Siempre digo que es mi ídolo, porque yo lo digo y él lo hace.
Tiene 29 años y me dice que se jubilará dentro de 12 años, pero solo me lo puede decir a mí porque sus amigos se ríen de él y de sus tonterías. Yo le creo porque tiene un plan.
Se ha comprado un piso de Protección Oficial (VPO) junto a su novia. Tenían ahorrado (las cifras las invento por razones obvias) 60.000€ en una cuenta remunerada, con la intención de invertirlo luego en la compra de tu primera vivienda. Para que veáis que él no necesita leer el post de la semana pasada, lo primero que hizo antes de “dar el SÍ” a la hipoteca es calcular si le salía mejor que el alquiler, lo cual confirmó tras hacer las cuentas. En ese caso no había duda, había que comprar el piso.

El tema es que había de gastar 40 de los 60.000 del ala en la entrada del piso y no le hacía gracia pagar un dinero que NUNCA MÁS TRABAJARÍA PARA ÉL. Así que se fue a ver a una persona experta en operaciones poco habituales:
– ¿Es recomendable que pague el dinero directamente para la entrada de la hipoteca o puedo hacer “algo” con el dinero por el camino?
– Puedes hacer lo que quieras, lo que te pide tu banco es una entrada de 40.000€ para el piso, y lo que hagas por medio con el dinero…

Mi primo (más valiente que el de Zumosol) se fue a visitar bancos a explicar su plan:
– Quiero invertir 60.000€ en un fondo de inversión que esté en su totalidad en renta variable y que pueda pignorar después para pedir dinero con la garantía del fondo.
– ¿En renta variable? ¡¡Pero si ahora el mercado está muy mal!!
– Bueno, a mí me interesa comprar barato, y quiero el rendimiento para dentro de muchos años, con lo cual no se preocupe, ya subirá.
– Si, pero…
– Mire, lo único que quiero es un crédito (NO un préstamo) de 40.000€ con la garantía del fondo. ¿Hasta que porcentaje del fondo me darían?

Para resumir os digo que tuvo que recorrer varios bancos y cuando encontró uno que tenía lo que él quería tuvo que hablar con tres personas diferentes hasta que encontró a una que entendió que quería hacer exactamente. Abrieron un fondo de inversión muy diversificado y lo utilizaron como garantía para pedir el crédito de 40.000€, sin más garantía, ni nóminas como aval ni cualquier historia de esas que sabemos, ¿qué mejor garantía que dinero?

El crédito, a diferencia del préstamo, no amortiza capital y únicamente se pagan intereses. Siempre se deben los 40.000€ pero no importa, los puedes devolver cuando quieras porque sigues teniendo la garantía de ello, que son los 60.000€ en el fondo (eso es “pignorar”) con la tranquilidad de mi primo de que como “nada más” le han dado el 60% del total del fondo, aunque fluctúe hacia abajo en caso de crisis, el banco no pedirá que se añada más dinero al fondo mientras su valor no baje precisamente de los 40.000€.

¡¡¡ESO PUEDE OCURRIR!!! Ese es el riesgo que corres al invertir en renta variable, pero hay que recordar dos cosas: que mientras no vendas no pierdes dinero con tu “propiedad” y que mi primo tenía previsto eso. Por suerte para él, tiene una capacidad de ahorro de 600€ que va sumando reglamentariamente cada mes en su fondo, en aportaciones periódicas que solo sirven para comprar PARTICIPACIONES BARATÍSIMAS tal y como está hoy el mercado, a la vez que aumenta la garantía del fondo pignorado.

Debo añadir que como solo se pagan intereses y el banco tiene una garantía “de verdad” (no un piso) de que le van a devolver la pasta, la entidad financiera ha aplicado un interés del Euribor + 0,75% y la cuota es extremadamente baja y asumible, por lo tanto, si has hecho bien tus cuentas (siempre pensando en el peor de los escenarios)

¿Resumimos?
1 – Disfrutarán de un piso con una hipoteca más barata que el alquiler y tienen la propiedad en tocho (OK CON LA SOCIEDAD Y SUS IDEAS)
2 – El dinero les ha remunerado en una cuenta especial hasta tener lo suficiente como para hacer la “jugada” (OK CON UN RENDIMIENTO CALCULADO)
3 – Han cumplido con el banco y han destinado 40.000€ a la entrada de su piso (OK CON EL BANCO)
4 – Siguen teniendo su dinero, que seguirá trabajando para ellos, ahora en renta variable (OK CON SU PATRIMONIO LÍQUIDO)
5 – Añaden dinero mensualmente al fondo (OK CON LA PROMEDIACIÓN EN ARAS DE MAYOR RENTABILIDAD)
6 – Utilizando la regla del 72, esa que explica el BdE, doblarán su dinero aproximadamente dos veces en los próximos 12 años, que más las aportaciones, les permitirán vivir de rentas para entonces con una edad de 41 años (OK CON SU INDEPENDENCIA FINANCIERA)

¿Me dejo algo?

Esta es la diferencia entre opinión e información. La gente está en contra de endeudarse, y los hay que conocen la diferencia entre un crédito y un préstamo y lo que es la pignoración. ¿ESO ES SER VALIENTE? Me parece que no; valiente es jugar a la lotería.

Salu2

Anuncios