Hola a todos.

Hoy escribo sobre unos principios básicos de inversión, algunos basados en las recomendaciones del BdE y la CNMV en su página “Finanzas para todos”. Pinchando aquí accederéis directamente.

He querido hacer énfasis en cinco reglas:

1º – Páguese primero a usted mismo: Después de algún post donde he querido dejar claro que no queda otro remedio que guardar dinero para el futuro, a menos que creas que vas a cobrar una pensión digna, tenemos que pensar que el primer objetivo es guardar dinero. Eso únicamente se va a conseguir si te comprometes contigo mismo a guardarte dinero cada mes. Lo que recomiendan los expertos es guardarse el 10% de lo que ganes al mes, y debería ser una obligación, por eso el título es “páguese” a usted mismo. Todos guardamos dinero, pero no lo tenemos como una obligación y a la que sale algún capricho dejamos de guardar para empezar a gastar. Piensa algo, ¿quién es el primero que mete la mano en tu nómina a primeros de mes? ¿Acaso eres tú?

2º – Planificar: Bien, ya has decidido guardarte dinero cada mes, y te has comprometido contigo mismo a no fallarte en ese 10% mensual, que irá directamente a acumular dinero para tu jubilación (que no tiene nada que ver con los 67 años que marca el gobierno, por supuesto)

Ahora, debes planificar. Debes dejarte asesorar por alguien que entienda (hazme caso, no le preguntes a tu cuñado) y que pueda ayudarte a trazar un plan a tu medida, basado en tus posibilidades y tus necesidades. Podrías acudir a tu banco “de confianza” pero, créeme, no te van a estructurar un plan, te van a vender un producto, sencillamente.

 No pretendo criticar a los bancos (o aseguradoras) por hacer esto; es sencillamente que no es allí donde debo buscar. Su objetivo es el de cualquier empresa, ganar dinero. Para eso tienen unos objetivos de venta de productos que dificilmente van a estar basadas en las necesidades de los clientes. Debes hablar con alguien que no tenga un interés en vender un producto concreto, y que se base en tus circunstancias y necesidades reales para trazar un plan que se mantenga en el largo plazo, al margen de planificar objetivos intermedios, si fueran necesarios. Es solo una sugerencia, pero alguien que gane en función de las ganancias del cliente sería una buena opción. Claro que este asesoramiento ha de pagarse, pero créeme, más vale la pena pagar hoy 200€ a dejar de ganar miles en el futuro, por culpa de una mala o nula planificación. Si tienes ya algún producto contratado y no sabes si realmente se ajusta a lo que necesitas, o empiezas a sospechar que te vendieron el “producto del mes”, lo primero que debes hacer es pagar a un experto para que te revise lo que tienes hoy, antes de empezar con tu plan financiero.

Me quedo con una frase que escuché en una ocasión: La gente no planifica fracasar, la gente fracasa por no planificar.

3º – Diversificar: Esta es la más simple de las reglas; no poner todos los huevos en la misma cesta. Si, es obvio, pero muy poca gente tiene en cuenta esta premisa, y contratan productos muy poco o nada diversificados. Escribo una reflexión en voz alta, que si la analizas, te dará que pensar: Si pudieses ahorrar la mitad de tu sueldo (algo improbable, seguramente) durante 40 años de vida laboral, ¿cuánto tiempo te duraría ese dinero si tuvieras que vivir únicamente de él? Esta claro, 20 años. Bien, ahora digo, ¿no crees que vas a vivir más de 20 años después de la jubilación que marca el estado? Estadísticamente será así. Claro que alguien opinará que algo de pensión sí que tendremos. Estoy de acuerdo, únicamente que seremos muchos a repartir y, en el mejor de los casos, esa pensión será el complemento a lo que te hayas guardado. No obstante, eso es positivo, algo te quedará. Lo negativo es que podrías vivir 20 años de lo ahorrado durante 40 siempre que el nivel de vida no hubiera subido (el IPC) y eso, lo lamento, no ocurrirá y supondrá que ese dinero no te durará tanto como habías previsto.

¿A dónde quiero ir a parar con todo esto? A que con un ahorro no podré vivir mañana, y eso me obliga a invertir en lugar de ahorrar. ¿Que la inversión tiene riesgo? POR SUPUESTO, por eso lo único que puedo hacer es minimizarlo todo lo que pueda. Si ahorras tu dinero en oro (alguno me lo ha propuesto últimamente) puedes sufrir una devaluación de tu activo, perderlo…en fin, que te lo juegas todo a una carta. Lo mismo ocurre si inviertes en bolsa, a un solo valor. Hasta la empresa más grande puede cerrar (que te voy a contar…) y tendrías acciones que no valdrían nada. Lo único que puedes hacer es invertir en cientos o miles de empresas a través de las Instituciones de Inversión Colectiva (IIC) que tienen catálogos de productos “interesantes”.

Recuerda: para ganar hay que arriesgar, pero en las inversiones puedo eliminar prácticamente el riesgo con una muy buena diversificación.

4º – Invertir y esperar: Largo plazo, no hay más. Si todavía te quedan años hasta tu teórica jubilación, no entres en la cultura del “pelotazo”, esa que está tan arraigada en nuestro país. Hay épocas de bonanza, pero también hay crisis (y la de hoy no es la peor que ha ocurrido, cuando veo que todos tenemos un “smartphone” de última generación) pero al final el largo plazo cura todos los males y lo que hoy compro a 100 mañana valdrá el doble, no lo dudes. Lo único que no debes tener es prisa, pero entiendo que eso es difícil cuando tenemos una mente tan “cortoplacista”. Debo decir que incluso en inversiones que no han sido diversificadas, el largo plazo ha dado alegrías.
Ya sabes: invertir y esperar.

5º – Invertir gradualmente: A esto se le llama promediación o ponderación de precios. El que especula está obligado a acertar el momento, y estoy seguro de que eso provoca angustia en momentos como estos. El que tiene un plan de aportaciones sistemáticas a su producto de inversión no está intranquilo hoy. Sabe que en este momento está acumulando más participaciones (si invirtió en un Fondo de Inversión o PIAS, por ejemplo) y que multiplicará el precio de TODAS en cuanto la economía se recupere, y sin tener prisa, además, ya que sabe que su inversión es a largo plazo.

Si inviertes en empresas (a eso se le llama Renta Variable) puedes estar seguro de que las empresas tienen más años buenos que malos y que al final tu ponderación de precios va a dibujar una linea ascendente que te va a dar una media de ganancias de alrededor del 12% anual. ¿No es mucho eso del 12%? ¡¡¡ ME DA IGUAL QUE NO TE LO CREAS !!! Internet es sabio y te animo a que busques estadísticas de mercados diversificados a largo plazo. Está claro que el sistema financiero olvidó explicarme algo pero….PARA ESO ESTÁ INTERNET.

Espero que no despilfarres mucho en estas navidades y empieces el año “pagandote” a tí mismo. Mi regalo es este video, que si bien ya es de hace algunos años, demuestra que los principios básicos de inversión funcionan siempre.

Salu2

Anuncios