Hola a todos.

Hoy os quiero poner un fragmento de una reflexión que me ha enviado un compañero de Bárymont, José María Marín, del equipo de trabajo de Jordi Asensi. Saludos para los dos desde aquí.

Copio el texto, tal cual, porque creo que encaja con la situación actual que vivimos, que no es una crisis económica, si no una crisis de prioridades y de principios. Además, por qué negarlo, la analogía con el mundo taurino es buenísima:

Estamos atravesando unos tiempos convulsos, en todos los aspectos de nuestras vidas, que nos hacen ser temerosos para tomar cualquier iniciativa distinta a la acostumbrada; no sin razón, dudamos de cómo emprender acciones que faciliten alcanzar lo deseado por todos nosotros, mejoras en el Empleo, Educación, Economía, Sanidad, etc. Pero todas estas mejoras queremos que se produzcan  sin renunciar a nuestro lícito derecho del “Estado del Bienestar”.

Los temas Sociales, Políticos, Jurídicos, Culturales, Financieros, Educativos, cada día nos proporcionan  menos seguridad y por lo tanto nos hacen ser mas incrédulos sobre su funcionamiento y no adivinamos hacia donde nos pueden llevar las decisiones que tomemos, y que de una u otra forma incidan en los mismos. Lo primero que nos genera esta situación es la DUDA (no sin motivos), sobre todo aquello que gira alrededor de nuestras vidas, y que no transcurren dentro de los parámetros que ansiamos.

Las noticias con las que constante y diariamente nos bombardean nos hacen entrar en una espiral que no nos permite razonar y pensar sobre lo que está ocurriendo, que está pasando? nos preguntamos  unos a otros,  que hacemos?, hacia donde  vamos?, que ocurrirá en un futuro próximo?, solo pensamos de forma catastrofista, parece que el mundo se nos cae a nuestros pies, el “estado de bienestar” se nos acaba, no saldremos nunca de esta situación, ¡! por  favor que venga alguien a sacarnos del agujero!! en donde nos hallamos inmersos, pero que sea Otro, que a mí me da mucha pereza… Ya está bien de CRISIS; CRISIS; CRISIS, que ya lo sabemos.. todo funciona mal,  pero cuidado la culpa no es nuestra, son otros quienes con sus actitudes no han llevado hacia esta situación en la que nos encontramos;  NOSOTROS por supuesto que NO, todo lo hemos hecho perfectamente…pensamos, pues claro los responsables de la situación actual siempre han de ser “OTROS”, de este modo tendremos motivos para criticar, simplificar, acusar y desviar la responsabilidad , pues nosotros no hemos hecho nada, nos hemos dejado llevar por todo cuanto nos anunciaban, creíamos sin dudar, despreocupándonos del futuro que pudiera esperarnos.. (no es nuestro cometido, no es nuestra responsabilidad, seguro que irá a mejor, todo me lo arreglan, etc..), pues en los últimos años ha sido así, porque debería ser ahora  de otra forma.?

“Nosotros no tenemos ninguna culpa”,  excusas que utilizamos para buscar  adeptos a nuestra idea  generalizada de  fracaso colectivo y jamás individual.  Sin duda de que en la situación en la que nos encontramos, tienen mucha influencia Entidades, que por sí solas han logrado conducirnos a esta situación,  pero no sigamos mirando para otro lado, tratando de eludir nuestra responsabilidad como Ciudadanos Independientes  de  la actual situación.

Pero sin remedio y sin creérnoslo, estábamos supuestamente informados; Prensa, TV, Foros, Asociaciones Profesionales, etc..(El Toro)  LA CRISIS  llegó, y nos cogió por la “taleguilla”, sin darnos cuenta,  como hace el  toro manso cuando lo estamos lidiando y no nos percatamos del peligro que tiene (porque es manso), hasta que nos manda sin solución a la “enfermería”, ¡como me pasa esto a mí, si siempre he lidiado bien, y encima me cornea un “manso”! Pero no es menos cierto que nos estaban anunciando constantemente del peligro de esa “ganadería”, y no tomamos las medidas necesarias durante la lidia para que el toro no nos hiriera gravemente.

Que hago ahora, me opero?, me retiro?, pierdo todos mis contratos? intento acabar la temporada?, es decir dudas y más dudas, pues esta situación en la que ahora nos encontramos no la teníamos  prevista. Claro que sabia del peligro que corría, tarde tras tarde, pero una cornada así, nunca debería de ocurrirme a mí, pero inevitablemente sucedió.

¿Como  mí apoderado no me advirtió de los peligros de esa Ganadería?, ¿Cómo se atrevió a ponerme en esos carteles y con más motivo al principio de la temporada, con el riesgo que supone, perderme el resto de ferias taurinas por un posible percance, con el lógico perjuicio económico que supondrá  en mis ingresos su errónea  decisión? ¿Porqué no me consultó? y lo  más preocupante son los compromisos de pago que adquirí cuando compre la Finca, el Mercedes y la Ganadería, ¿Cómo los cumplo? Porque claro, mis ingresos se van a reducir en un porcentaje muy elevado.

Entonces es cuando empiezo a ser consciente de lo que se me avecina y en mis  pensamientos comienza a rondar la palabra  clave: “CRISIS “.

Con esta metáfora, podríamos empezar a entender el significado de la “CRISIS”: de NUESTRA PARTICULAR CRISIS, que no es más que la falta  de liquidez y previsión. ¿Tendría que haberme comprado la Finca, el Mercedes y mi soñada Ganadería? por supuesto y sin lugar a dudas habría que contestar: SÍ pues he trabajado duramente para alcanzar mis sueños!! pero.. ¿Pensé alguna vez en las posibles circunstancias adversas que podrían sucederme?…!!! realmente lo hice!!!

¿Estaba enterado de la situación de pérdida de “casta “de esa ganadería?

¿Tenía  la suficiente información y por consiguiente la necesaria preparación para lidiar ese tipo de “toro”?

¿Tenía  un Apoderado, que debía de informarme y velar por mis intereses, ó lo que únicamente hacia era mirar por su economía, cobrando un porcentaje de mis ganancias, siendo yo  quien arriesgaba  la vida?

Luego entonces” LA CRISIS”, puede que sea consecuencia de mi “cogida”, pero… y mi Apoderado, ¿me advirtió de los riesgos, me Asesoro sobre esa “ganadería”, o lo que en realidad hizo, fue firmar el mayor número de “corridas”, para aumentar sus ingresos, sin pensar en el “RIESGO”, que podía asumir con tantos contratos y tantos tipos de “ganaderías”?

Posiblemente mí “ CRISIS”, ha empezado no por mi culpa, tal vez la culpa  sea de mí Apoderado, él ha hecho todo lo posible para ganar la mayor cantidad de dinero para su enriquecimiento personal; era “YO”, quien me estaba jugando la vida y por tanto “YO”, tendría que haber tenido la suficiente capacidad de análisis/información  para establecer los cimientos básicos de mi temporada “taurina”, que me permitieran en caso de alguna cornada, no pasar penurias y tampoco renunciar a algunas cosas materiales que con mi esfuerzo tarde tras tarde había conseguido.

Ya está bien de “metáforas”, intentemos sin tapujos hablar de la “CRISIS”, pero de la NUESTRA, que es la verdaderamente importante, no la de los Bancos, Gobiernos, Políticos, etc.. que es indudable  que son factores exógenos que influyen en la misma, pero que no deberían de desviar nuestra atención ni robarnos un segundo de nuestro tiempo, en tratar de solucionar ó más bien encontrar atajos ( por supuesto siempre seguros), para que nuestra personal “CRISIS”, se quede en un simple resfriado y no en una “pulmonía crónica”.

Al menos estos tiempos que estamos viviendo, nos dan la oportunidad de volver a costumbres que paulatinamente habíamos ido perdiendo, tales como la capacidad de autocritica, de razonamientos, de preocupación por el futuro, de búsqueda de nuevos horizontes, de cuestionarnos nuestros planteamientos de vida, de  interrelaciones personales, profesionales; un copioso número de análisis que cada individuo a su manera debería realizar de manera permanente y constantemente , buscando en su caso, profesionales de distintos ámbitos que  pudieran asesorarnos  para que nuestra particular “CRISIS”, fuera lo más corta posible o al menos no siguiera su galopante  ascenso.

Anuncios