Como dice aquella famosa frase, “Las armas las carga el diablo, pero las dispara un…”
Hemos dicho muchas veces que los productos financieros no son ni buenos ni malos. Tan solo son adecuados o no a las circunstancias de la persona a la que se le ofrezca ese producto.

Hola a tod@s.
Pero en el post de hoy vamos a añadir algo.
No es tan solo el hecho de que el producto se adapte a las necesidades de esa persona, sino que el “vendedor” esté preparado para conseguir ese objetivo, y eso pasa por conocer perfectamente el producto que ofreces.

Y en eso…en eso el sistema financiero está “falto de conocimiento”, porque

…es IMPOSIBLE que el comercial del banco o de la aseguradora conozca (y recuerde) todos los detalles del producto que ofrece, pues si trabajan por campañas de productos sucede que cuando han aprendido cómo va el de hoy ya les toca vender el de mañana.

¿Por qué decimos eso? (Y no es un crítica, entendemos que es otro “sistema”)
Por que en Barymont jugamos a otra cosa: Tenemos pocos productos, hechos a medida de las necesidades del 90% de la población, y hace años que tenemos los mismos, pues si funcionan para el cliente… ¿Por qué los vamos a cambiar?

Una pregunta, retórica:

¿Qué le dices al director de banco que vendió participaciones preferentes a su padre, o las compró él mismo?
¿De verdad le vas a acusar de estafar a otros clientes? ¿No será que se juntó la falta de información del cliente con la falta de formación del comercial del banco?

Pero se da otra circunstancia: Que muchos, muchísimos agentes de Barymont y Asociados han empezado su relación con Barymont como clientes (yo mismo) con lo cual conocen perfectamente el producto que tienen, y cuando empiezan a trabajar con nosotros ven que se sigue ofreciendo lo mismo, y les gusta eso, claro.

Así, cualquiera que puede hablar de ofrecer lo mismo que él tiene se ve muy seguro, y sobre todo, tranquilo de que lo que ofrece es lo adecuado para esa persona que tiene enfrente.

¿Cómo se hace una planificación financiera correcta?

Suponemos, y sabemos, que hay muchas herramientas en el mercado, pero en el caso de Barymont y Asociados la herramienta que usamos para ayudar a los clientes a llegar a su independencia financiera se llama (Análisis de Necesidades Financieras (ANF)

Pero, volviendo al inicio del artículo, un arma también se ha de saber utilizar, y…

El ANF es un arma contra la incultura financiera. Apunta y mata la posiblidad de que te vendan algo que no es adecuado.

Estamos preparados. Somos profesionales.

No vamos a hacernos más la “pelota” a nosotros mismos. Lo que queremos es que, aprovechando que es gratuito, solicites que un agente de la oficina de Barymont más cercana te pueda hacer un ANF para ver qué necesitas hacer, durante cuanto tiempo, y de qué forma, para que en el futuro llegues a no depender de nadie para vivir dignamente, financieramente hablando.

fuente: Barymont

Anuncios