Tan solo quedan tres días para la noche más mágica del año para todos los niños, y desde Barymont queremos ayudar a los suscriptores a nuestro blog con una idea del que podría ser UN BUEN REGALO para los más pequeños de la casa (y para los no tan pequeños)

Hola a tod@s.
Explico una historia real, por si alguien se ve reflejado:

Cuando nació mi hija todavía no habíamos salido del hospital que ya habíamos recibido un “regalo” del sector bancario. Se trataba de 25€ al contratar un producto de ahorro para los niños.
En realidad era eso, un simple producto de ahorro, en el que en el mejor de los casos, pasados los años tendríamos apenas lo que habríamos aportado al la “hucha”.

La banca, como en todos los sectores, se aprovecha de esos “momentos emocionales” que tenemos los padres primerizos.

Lógicamente, formando parte de Barymont y Asociados no contratamos aquel producto. Y supongo que alguien pensará que mejor eso que una patada en el culo, pero es que esos 25€ adicionales que aquella caja de ahorros en cuestión añadía al producto en el momento de la contratación no eran ningún favor, sino más bien un “gancho”.

Ah, un detalle:
Ya que aquel era un producto garantizado (eso que todos buscamos, por la “aparente seguridad de la falsa garantía”) me pregunto dónde estaría ahora mi dinero ya que a los pocos años esa fue una de las cajas de ahorros más grandes de todas las que tuvieron que fusionarse o ser absorbidas por algún banco (este fue el caso en cuestión para esta caja de ahorros)
*No nos alarmemos, hubiese recuperado mi dinero, pero…

¿No sería más interesante tener un producto que no dependiese de la solvencia de la empresa que me lo vendió?

nino-con-dineroEsa es la solución que ofrecemos para nuestros hijos:
Un producto que no depende de la solvencia de la empresa que lo vende (y desde luego, menos de la que lo comercializa, que es Barymont) sino de la seguridad que da una inversión ultra-diversificada.

¿La rentabilidad? Bueno, no vamos a presumir, pero no tiene nada que ver con estar por debajo del IPC, desde luego…y ni de lejos es una cartilla donde te dan lápices de colores a cambio de dejar allí “parado” el dinero.

Ahora que ya, como adulto, tienes en marcha tu plan financiero… ¿No crees que sería un buen regalo para tus hijos que empezases a pensar en su jubilación temprana y empezar una aportación sistemática (hasta su primera nómina, como hago yo….jejeje)?

Anuncios